.

.
.

Datos personales

Mi foto
Empezaría diciendo que todo lo que escribo lo hago con papel y una pluma, pero mentiría. Una de mis mayores aficiones es escribir, yo lo llamaría como una especie de "escape" donde eres libremente de escribir lo que te plazca, ya sea hundirte en tus pensamientos o tan solo con deslizar tus dedos sobre el teclado comienzas a adentrarte en un mundo donde tu decides que sucede a cada instante y a cada segundo. ¿Maravilloso, verdad? No escribo para nadie, escribo para mi misma. Lo que nunca imaginé fue ver a toda esta gente leyéndome. Soy otra marioneta que ansia la libertad en esta sociedad manipuladora. Nunca permitas, por nada del mundo, que la sociedad te convierta en una persona quien no eres. Seamos libres de ser quien cojones queramos ser. Porque no hay nada más maravilloso que ser uno mismo y no como querrían que fueses. Amo la lluvia, los días de tormenta, amo el chocolate, también un buen café con leche en las tardes de invierno. Si has llegado hasta mi blog, bienvenidos pequeños mortales, si deseas quedarte será todo un placer, siempre serán bienvenidos aquí y si deseas marcharte, que así sea. ¿Te introduces en mi cuento de princesa inmortal?

Eres mi visita:

martes, 29 de julio de 2014

Sólo quiero tener a alguien con quien poder odiar el mundo juntos, y lo que surja.



Se bebía la cerveza a morro en aquel bar. No le importaba nada, quien la mirase, que pensasen, que opinasen, sólo quería beber, beber y sumergirse en aquellos pensamientos que la invadían. Observaba a la gente de reojo. Se fijó en una pareja, se tomaron de la mano en la mesa y sonrieron mirándose a los ojos. Ella soltó una sonrisa sarcástica al mirarlo. Y yo sólo quiero tener a alguien con quien poder odiar éste maldito mundo juntos, ésta maldita ciudad, pensaba mientras le daba otro trago a su cerveza.
Estaba cansada de la monotonía diaria, de los mismos días, de la misma rutina, de la misma mismísima mierda. Porque como aquella frase que dice así, "Cada día es una fotocopia del anterior.", ella opinaba exactamente lo mismo.

Soltaba suspiros. Suspiros que ni ella misma se daba
cuenta que soltaba. Suspiros que decían mucho pero a la vez nada. Suspiros que intrigaban, que incitaban, que reflejaban tristeza, o soledad, o ambas.
Que añoraba el calor de un abrazo, de un beso, de una mirada, de un polvo.
Que se jodía por añorarlo y necesitarlo, y más se jodía por ignorarlo.
Sólo quiero tener a alguien con quien poder odiar el mundo juntos, y lo que surja, se dijo para si.

Que odiaba a toda la gente de aquel bar, y que se moría de celos al verlos tan felices y sonrientes, mientras que ella la única compañía que tenía era su botella de cerveza.
Necesitaba conversar con alguien. Una buena conversación. Una de esas conversaciones que se te pasan las horas volando, y cuando quieres darte cuenta son las tres de la mañana, o seis,  o simplemente no te importa qué hora sea, pero, ¿con quién conversaría si nadie la estaba mirando?

Estaba cansada, tenía sueño, agotada, pero no quería ir a casa. Allí no había nadie quien la esperase, ni nadie quien se encontrase en ella.

 Incluso ya de pequeña estaba cabreada con el mundo. Ella nació cabreada con el mundo. En su mirada se podía apreciar un completo infierno, que todo aquel que se cruzase con sus ojos, podría salir en llamas.
¿Quién estaría dispuesto a quemarse en esos ojos, asumiendo el riesgo?

Fruncía el ceño. Seguía dándole tragos a la botella, observando como pasaban las horas de aquel reloj de pared de aquel bar. Cuando quiso darse cuenta, ya estaba sola, completamente sola. Toda la gente se había marchado. Maldijo en silencio. Su botella ya estaba vacía, tan vacía como ella. Seguía ahí, sentada, quizás esperando en que en el último momento apareciese alguien, alguien que ella sabía que no iba a aparecer, pero que tenía la esperanza de que llegase.

Estaba cansada de estar triste, de ser una persona triste, de que la tristeza sea ella. Estaba tan cansada que del cansancio que sentía ya ni lo notaba.

Se quejaba por todo, pero no hacía nada.

Un muchacho se sentó a su lado, con rostro y mirada apenada, se pidió la misma cerveza que ella mientras la miraba. La miraba a los ojos, ella se encontró también con su mirada. Bonita mirada la tuya, dijo él. Ella sonrió.  Él estaba roto, cansado, hundido, apenado, triste, como ella. Se notaba la soledad en sus ojos, el vacío. ¿Es posible sentirse identificada con una mirada?, se preguntaba ella, ¿Es posible ver la soledad en sus ojos, la tristeza, la melancolía, la añoranza? qué bonito encontrarse a alguien igual de roto que tú, o peor.
Él sentía interés por ella, ella sentía interés por él. Hablaron. Se contaron cuan solos estaban. Ella contó lo mucho que odiaba el mundo y lo bonito que sería tener acompañado a alguien para odiarlo juntos. Él sonrió. Él odiaba también el mundo, y le dijo que sería todo un honor odiarlo con ella. Ella rió. 
Mereció la pena conversar con alguien en aquel bar hasta altas horas de la madrugada, hasta que el dueño, asqueado, tuvo que echarlos porque no se marchaban. Mereció la pena permanecer en aquel bar, teniendo la esperanza de que alguien llegase, y llegó. Porque como dice la frase: "La esperanza es lo último que se pierde." 

Y él decidió quemarse en esos ojos, porque sintió que merecía la pena arder por ellos.

                        —Igual deberíamos quedarnos así de tristes.—dijo él mirándola a los ojos.
                        —Igual deberíamos.—sonrió ella.

3 comentarios:

  1. No te imaginas lo extremecedor que es leerte, leerte con esa melodía de fondo, ni te lo imaginas. No quiero perder esa sensación, así qué, por favor, no dejes nunca de escribir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes lo que me acaba de alegrar tu comentario. Significa mucho para mi. De verdad, que agradable comentario el tuyo y qué bonito a la vez. Créeme que nunca voy a dejar de escribir. Y espero continuar causándote ésa sensación.

      Eliminar
  2. Hola Valeria! Hace tiempo que no leo algo tuyo :/
    Pero ya estoy aquí de nuevo ^-^
    Me encanta lo que escribes,es sencillamente perfecto ❤️ .No dejes de escribir nunca.
    Un saludo!! ��

    Andrea.

    ResponderEliminar